Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

El control fiscal en Colombia: débil por falta de recursos

imagen noticia

BOLETÍN DE PRENSA 19-003

Bucaramanga, 27 de febrero de 2019

Auditor General de la República en Congreso Nacional de Contralores

El control fiscal en Colombia: débil por falta de recursos

  • Por cada peso que el país invirtió en las contralorías, éstas deben controlar, en promedio, $630,80 del presupuesto asignado a sus sujetos de control.
  • El panorama es tan precario que hay contralorías en las que por cada funcionario hay hasta 25 sujetos y puntos de control.
  • Existe riesgo de que parte de los recursos públicos del nivel territorial no hayan sido auditados.

Un fuerte llamado hizo el Auditor General de la Republica, Carlos Hernán Rodríguez Becerra, para que las contralorías territoriales y la Contraloría General de la República, no bajen la guardia en el ejercicio del control fiscal en el país.

Otro de los argumentos fuertes en la radiografía presentada por la AGR en el primer Congreso Nacional de Contralores, que se desarrolla en Bucaramanga, está en la falta de recursos económicos y humanos para una mayor cobertura a la vigilancia del erario. La insuficiencia de los mismos, pone en dificultades a los organismos de control fiscal para atender con eficiencia y oportunidad la vigilancia de los recursos públicos. En promedio, por cada peso que el país invirtió en las contralorías durante 2017, éstas debieron controlar $630,80 del presupuesto ejecutado por los sujetos de control, encontrando contralorías que por cada peso asignado en su presupuesto controlaron hasta $3.026.

Rodríguez Becerra recalcó en su presentación que el presupuesto destinado históricamente a la financiación del control fiscal en el país ha sido a todas luces insuficiente, y el panorama a mediano plazo no es promisorio pues en el Plan Nacional de Desarrollo propuesto, "Pacto por Colombia", se tiene previsto para los próximos cuatro años, destinar 111 billones de pesos al Pacto de Legalidad que incluye los sectores defensa, justicia, seguridad y organismos de control. Es decir, 58 billones de pesos menos que en el cuatrienio pasado, situación que podría afectar notoriamente el panorama.

Igualmente, el Auditor General de la República alertó respecto de otra variable que pondría en riesgo el cumplimiento de la misión constitucional y legal de estas entidades: se encontró que cerca del 80 de los funcionarios de los organismos de control, están dedicados a desarrollar labores propias del control fiscal existiendo algunas contralorías donde el 50 de los funcionarios están dedicados a labores administrativas. En el mismo sentido se evidenció que hay contralorías en las que la precariedad del talento humano es tan significativa, que por cada funcionario de esta área hay hasta 25 sujetos y puntos de control.

Otro llamado de atención de la AGR, tiene que ver con la disparidad de criterios para determinar la conceptualización y alcance respecto de los sujetos y puntos de control. Esta falta de unificación de quién es sujeto o punto de control, incrementa el riesgo de que el control fiscal no llegue a donde debe llegar y de que una parte de los recursos públicos del territorio de competencia de las contralorías que presentan inconsistencias en la información, no estén siendo auditados.

Sin embargo, reiteró el Auditor General, se deben emplear criterios claros y unificados para identificar los sujetos y puntos de control, siendo necesario que las contralorías lo establezcan mediante acto administrativo.

Llama la atención de la AGR, la gravísima precariedad en la calidad de la información que reportan los organismos de control territorial, aspectos que evidencian la urgencia con la que debe intervenirse el control fiscal por la vía de la formulación e implementación de una Política Pública de Control Fiscal dirigida a asegurar la operación armónica del Sistema Nacional de Control Fiscal (SINACOF).

"En conclusión, lo qué no tolerará la Auditoría General de la República, es qué no se cumplan las reglas establecidas para el reporte de información, pues las inconsistencias detectadas perjudican la eficiencia y eficacia del control fiscal. Por eso, estamos iniciando procesos administrativos sancionatorios a los contralores del país que no hayan cumplido de manera oportuna y veraz con su obligación de presentar la información correspondiente", subrayó Carlos Hernán Rodríguez Becerra, Auditor General de la República

Descargar boletín en formato .pdf

Deje su comentario